Pachi Vázquez: “Habrá una nueva dirección antes del verano elegida por toda la militancia”

Pachi Vázquez: “Habrá una nueva dirección antes del verano elegida por toda la militancia”

Pachi Vázquez: “Habrá una nueva dirección antes del verano elegida por toda la militancia”

"Se implantarán listas abiertas, limitaremos a tres mandatos los cargos públicos y volveremos al modelo comarcal", afirma el líder del PSdeG

Xosé Hermida. Entrevista en El País Galicia

No quiere decir que se va ni que se queda. Pero Pachi Vázquez (O Carballiño, 1954) promete que antes del verano habrá una nueva dirección del PSdeG elegida en una consulta a toda la militancia. Su herencia quiere ser un nuevo modelo de partido, que propondrá el sábado al comité nacional, el máximo órgano decisorio de los socialistas: con un límite de tres mandatos para los cargos públicos, listas abiertas y un retorno a la estructura comarcal para que las bases tengan una participación más directa.

Pregunta. Algunos desconfían de que se ponga en marcha el proceso de relevo en el comité nacional, ya que no figura de modo expreso en el orden del día.

Respuesta. Ese comité nacional va a marcar un antes y un después. Vamos a poner en marcha, espero que con el apoyo de una amplísima mayoría, una nueva etapa en el socialismo gallego. Me comprometí, lo vamos a hacer y creo que todo el mundo quedará contento con las propuestas que llevaremos. Será una revisión en profundidad de las bases del partido. La militancia debe hablar y hay que hacer un nuevo modelo de partido para adaptarse a los problemas de la sociedad.

P. ¿Va a proponer primarias para elegir secretario general?

R. Voy a proponer que toda la militancia hable para elegir la nueva dirección. Pero va más allá de eso. Tenemos que sentar las bases de lo que debe ser un nuevo itinerario para el socialismo en toda España. Hay cosas que hay cambiar. Y espero que en Galicia seamos los primeros.

P. ¿Qué tipo de cosas?

R. Debemos mejorar mucho en calidad democrática, en transparencia, en limitación de mandatos, en listas abiertas, en nuevas circunscripciones que acerquen más a los diputados a sus votantes, en que la militancia tenga un modo permeable de comunicarse con la dirección y no que nos limitemos a consultarla cada cuatro años… Si queremos ser la gran alternativa de izquierda en este país, en un momento en que los grandes partidos tienen muchos problemas de conexión social, debemos ser rotundos planteando un nuevo modelo. Y espero que el comité nacional nos apoye para abordar todo esto antes del verano.

P. ¿Esa consulta a la militancia sobre el secretario general sería también antes del verano?

R. Sí, sí… Como todas las propuestas que voy a llevar.

P. ¿Ha hablado con Rubalcaba de este asunto? Porque las primarias para la secretaría general no se contemplan en los Estatutos.

R. He hablado con Rubalcaba. Voy a hacer una propuesta completamente estatutaria, aunque me va a permitir que se la explique antes al comité... Los partidos clásicos necesitan reactivar a su militancia y eso exige participación directa. Y hay que buscar en los estatutos vías de permeabilidad para que sea así.

P. O sea, lo planteará como una consulta y no como primarias.

R. Será planteado para que cada militante, con su voto en urna y secreto, decida. Yo he hablado con mucha gente y creo que hay un gran consenso sobre esto. Si los partidos clásicos no reaccionamos, podemos acabar en lo que estamos viendo en Italia.

P. ¿Cuándo habrá entonces una nueva dirección?

R. Antes del verano

P. ¿Usted se presentará?

R. En lo que estoy ahora es en buscar un gran acuerdo para lo principal: método, modelo, calendario… Qué partido queremos. El debate sobre las personas debe venir después. Y que sea la militancia la que elija los líderes. Por lo demás, este partido tiene personas de sobra.

P. Usted siempre es ambiguo cuando se le pregunta si va a seguir. Y sus rivales internos lo interpretan como la prueba de que intenta perpetuarse.

R. Me preocupa poco lo que digan mis rivales. Mi responsabilidad es articular un modelo que le guste a la militancia. Ya no me interesa oír a los que llevan hablando siempre. Ahora van a hablar los que no hablan nunca. Y lo harán con un modelo que no dejará margen a ningún tipo de manipulación ni de control.

P. ¿Pero aspira a seguir o no?

R. Yo voy a ser diputado. Tengo un compromiso con Galicia, con todos los que me votaron, y estaré en el Parlamento cuatro años. De lo que sea. Mi responsabilidad es poner en marcha un proceso participativo y voy a ser el único secretario general de España que lo haga. El PSC, el PSOE de Euskadi, el de Castilla y León… han tenido peores resultados electorales. Y no han hecho esto.

P. Si la militancia elige primero al líder, ¿no queda luego desvirtuado el congreso, que debe limitarse a refrendar a los afiliados?

R. No, voy a hacer una propuesta complementaria, que combine ambas cosas, y creo que esa es su fortaleza.

P. Hay gente que ve riesgos en las primarias. Por ejemplo, el alcalde de Lugo y presidente del partido.

R. Que se lo explique a la militancia. Porque hay un clamor. Respeto su opinión, pero no sé si hablamos con la misma gente.

P. ¿Y cómo se articulará lo demás: listas abiertas, limitación de mandatos...?

R. Salvo en la política local, en todo lo demás (Congreso, Senado, Parlamento gallego..) tres mandatos son suficientes. Es una manera de que todos sepamos que no estamos aquí para vivir de la política, sino que somos servidores públicos transeúntes. Hay que volver al modelo comarcal, con circunscripciones más pequeñas y listas abiertas. La estructura provincial, en muchos aspectos, se está quedando obsoleta para todo el mundo menos para el PP. Se trata de combinar una potente estructura de partido con una mayor permeabilidad social. Si no hacemos eso, no tenemos futuro.

P. ¿Cree que habrá muchos candidatos?

R. Lo normal sería que sí.

P. El único que se ha postulado es el presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro. ¿Qué le parece?

R. Lo respeto como a cualquier otro. No hay que descartar a nadie.

P. ¿Los problemas judiciales incapacitarán a José Blanco?

R. Yo confío en lo que dice Pepe. Y Pepe confía en la justicia. Pase lo que pase, él tomará la mejor decisión para el partido y para él.

P. ¿Cree que se presentará?

R. Eso solo lo puede decir él.

P. Blanco fue el gran valedor para que usted llegase a la secretaría general y luego en el último congreso estuvo…

R… Estuvo contra mí con todo…

P. ¿Su relación con él no ha marcado en exceso su mandato?

R. Con él, como con la vida misma, ha habido momentos mejores y peores. Pero le tengo un profundo respeto y solo quiero acordarme de lo bueno. Y de lo mucho que ha hecho por Galicia. Con sus luces y sus sombras, como todos.

P. ¿Hay mucho pesimismo en la militancia?

R. Lo hay en la sociedad. Una mezcla de pesimismo, ansiedad, desorientación… No sabemos salir de este lío. Pero un partido que aspira a ser de Gobierno no puede dejarse llevar por eso. Debe tener la frialdad de buscar fórmulas para salir adelante. Somos un reflejo de la sociedad, pero tenemos una obligación más: ir abriendo camino.

P. Por mucho que se acentúe el desgaste del PP, ustedes casi se desgastan más.

R. Hay una auténtica crispación contra el poder, que curiosamente es el PP, porque el PSOE apenas tiene ninguno. Pero representamos mucho tiempo el poder y lo estamos pagando. Es paradójico: nunca tuvimos menos poder que ahora, pero nos pasan factura porque nos ven como un partido del poder. Eso nos obliga a pasar un periodo de convalecencia. Pero creo que se acabará viendo que somos la gran alternativa de Gobierno. Sobre todo, si transmitimos a la ciudadanía que hemos aprendido de nuestros errores.

P. ¿Eso es posible con Rubalcaba?

R. Alfredo tiene una tarea dificilísima y ha de escuchar todo el día "es que usted hizo…". Pero el que tiene un problema es todo el PSOE. Y eso solo se resuelve con un gran acuerdo para que podamos ser útiles a la sociedad.

P. Entonces usted cree que la fuga de votos hacia formaciones como AGE es coyuntural.

R. Sí, pero no sabemos cuánto va a durar esta coyuntura. Y eso también dependerá de lo que hagamos nosotros. No basta con decirle a toda la gente a la que hemos defraudado "ahora vamos a ser buenos" o con hacer cambios cosméticos. AGE tiene mucho de antisistema, o más bien, de novedad del sistema. Un partido sin responsabilidades, ante el que mucha gente dice: "Por lo menos estos no gobernaron nunca". Pero que no se hagan muchas más ilusiones que eso. Son elementos coyunturales. Si nosotros somos capaces de presentar un nuevo proyecto, nos recuperaremos como gran fuerza de la izquierda.

P. Algunos sectores les acusan de ser seguidistas de AGE, por ejemplo con los plantes en el Parlamento.

R. Los seguidistas de AGE son los que nos acusan. Los que, digan lo que digan, les dan dos páginas en el periódico. El problema del Parlamento es que una buena parte de la sociedad gallega cree que no vale para nada. Feijóo ha engañado a todo el mundo, por eso anticipó seis meses las elecciones. A los funcionarios, les iba a mantener el sueldo; a los de las preferentes, les iba a pagar; en NCG, se le iba a devolver todo a los inversores y no se iba a echar a nadie; los astilleros, se salvarían con los contratos de Pemex; los enfermos, no tendrían copago… Ahora se quejan de que la gente protesta cuando viene al Parlamento… ¡si los engañó a todos! Al Parlamento hay que ir con responsabilidad, pero cuando la presidenta o Feijóo se escandalizan porque la gente dice cosas muy duras… Es que en la calle están pasando cosas muy duras y los que van a la tribuna del Parlamento son la punta de lanza del sufrimiento de este país. Porque un exaltado diga un día una tontería no podemos cerrar el Parlamento. Por lo demás, tenemos una democracia imperfecta, pero a mi me da mucho miedo cuando oigo o leo editoriales que dicen: “¿Para qué queremos el Parlamento gallego?, ¿para qué hacen falta tantos diputados?, ¿para qué queremos los ayuntamientos?”. Así empezaron en Alemania en los años treinta. Seremos malos los parlamentarios, pero el Parlamento es la casa de la democracia. Y para que hubiese uno en Galicia lucharon miles y miles de personas durante muchos años.

P. Iba a pedirle un balance del nuevo mandato de Feijóo, pero ya lo ha liquidado.

R. Le acompañarán tres palabras: engaño, paro y corrupción. De esto último no quiere hablar. Dice que le da asco Bárcenas y es incapaz de explicar a los gallegos por qué el PP de Galicia está en el origen del nacimiento de la red Gürtel.

P. No parece que los ciudadanos les vean a ustedes inocentes en el asunto de la corrupción.

R. Es evidente que en nuestra organización hay casos puntuales. La diferencia es que a la derecha la corrupción no le afecta. Y a la izquierda, en cambio, incluso le afecta la corrupción de la derecha. Cuando el PSOE tiene un problema, es porque somos un partido corrupto. Cuando lo tiene el PP, es porque todos los políticos somos iguales. Eso es un drama para todos nosotros. Pero insisto: el PP de Galicia está en el epicentro de la corrupción nacional.

32641281A

Artigos relacionados

Deixar a resposta

Pechar