Entrevista a Pachi Vázquez en elmundo.es

Entrevista a Pachi Vázquez en elmundo.es

Entrevista a Pachi Vázquez en elmundo.es

“Feijóo leva dous meses desaparecido, pero desaparecido en tódolos ámbitos”

"Unha parte do noso electorado non vai entender unha reforma constitucional clave e necesaria"

“Hai elementos no mundo rural galego que evidencian un fracaso de país”

“O goberno de coalición, ao que nunca chamei bipartito, foi unha época dourada”

“Non haberá nin unha soa compañeira nin compañeiro que compatibilice dous cargos”

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/09/04/galicia/1315128637.html

Ana Bravo Cuiñas | Marcos Sueiro | Santiago de Compostela

El líder de los socialistas gallegos, Manuel 'Pachi' Vázquez, recibe a ELMUNDO.es avisando de que viene desarmado y con una sonrisa amplia y cordial. No esquiva asuntos delicados. Y responde a propósito de críticas y polémicas reafirmándose en unas y matizando con honestidad otras... Casi como si hubiera hallado la paz que da hacer balance de una trayectoria. Enfrenta el nuevo curso político comprometido con la ciudadanía y con sus votantes, a pesar de tener interiorizado que las expectativas del PSOE en las próximas generales no son buenas y de que su partido atraviesa un momento difícil. Como disciplinado socialista se sabe el manual y ya no menciona a Zapatero. Se queda con Blanco y Feijóo, para quienes reparte halagos y críticas mordaces respectivamente.

¿Cómo ve el futuro del PSdeG a medio plazo?

Vivimos un cambio de ciclo hace dos años y medio con un gobierno conservador. Feijóo llegó aquí como la gran esperanza blanca y, sin embargo, se ve como en Galicia el paro crece el doble que en España, los servicios públicos están cayendo, es decir, nadie tiene recetas mágicas.

¿Qué margen tiene su partido en Galicia para mejorar el resultado de las últimas generales?

Nosotros fuimos el mejor resultado de España en las municipales. El 75% de las capitales de provincia gallegas no lo gobierna la derecha, con la salvedad de A Coruña, que es un poco atípica. Lo normal sería que los resultados en Galicia sean un poco mejores que en el resto de España. Llevamos por delante que los gallegos y las gallegas ya probaron las recetas de la derecha. El caso de Castilla - La Mancha, donde concurres a las elecciones con un programa y, al mes de ganar, sacas de la mesa otro, deja a la gente que creyó en ti perpleja y enfadada.

¿Tiene la sensación de estar sometido, igual que la banca, a continuos 'test de estrés' para validar su posición al frente del PSdeG?

Un político que todos los días no se somete a 'test de estrés' no es un buen político. Nosotros somos políticos porque lo queremos. Y cada día, desde la mañana hasta la noche, cotizas a la alza, y a la baja. Y solamente cuando eres estable tienes valor de verdad. No hay que emocionarse mucho cuando salen cosas buenas, ni disgustarse mucho cuando salen cosas malas.

Las visitas del ministro Blanco a Galicia y, sobre todo, su presencia en la política gallega lo convierten en una alternativa real y probable al presidente Feijóo. ¿Su presencia constante le perjudica a usted como líder del partido y posible candidato a la Xunta?

Yo, como secretario general de Galicia y como militante, tengo una suerte tremenda de contar con un militante de lujo que se llama José Blanco, que es el ministro de Fomento y que está haciendo la inversión histórica que nunca se hizo en Galicia. Ojalá tuviera otros dos ministros más que hiciesen lo mismo, imagínese que tendríamos mucha más inversión.

Pero el líder sólo puede ser uno...

Bueno, pero eso es dentro de 18 meses. Por ahora trabajamos todos los días. La sensación que da cuando abres un periódico y dice: 'el ministro de Fomento licita el tramo de Lubián, el aeropuerto de A Coruña, el de Santiago'... Tiene que ser muy superior para un socialista que los elementos coyunturales. Y cuando llegue el momento son valores positivos, que va a rentabilizar el socialismo gallego.

Los recortes de Zapatero ocupan mucho espacio y críticas en los medios. Los de Feijóo se manejan con más benevolencia. ¿Van a meter la gestión del presidente de la Xunta en la campaña de las generales?

Feijóo se pasó, cuando era oposición, hablando sólo de Galicia. Y cuando era Gobierno hablando sólo de España. Eso es hacer trampa, tienes que hablar de lo que te toque. El día a día es muy cruel y lo acabamos de ver. En el momento más duro de la crisis gallega, española y europea, Feijóo no apareció. Y lleva dos meses desaparecido, pero desaparecido en todos los ámbitos... ¿Hasta dónde puede llegar la indulgencia ciudadana? El que gobierna, o resuelve los problemas, o paga un coste político.

Farjas aprovechó agosto para reordenar el mapa sanitario gallego. Sus diputados trabajan como hormigas para criticar esta supresión de servicios. ¿Cree usted que servirá para algo?

Va a haber movilizaciones. Hay una constante que tiene este Gobierno: aprueba la ley del agua, con una subida del 120%, y expone en el mes de agosto, reordena el sistema sanitario gallego en agosto, toma las decisiones sobre Educación a principios de julio cuando se va todo el mundo de vacaciones... Este Gobierno juega a traición con los ciudadanos. Ellos siguen un manual: 'hazlo, cómprate un casco y aguanta'.

¿No ve incoherente criticar el catálogo de medicamentos y secundar la postura de la ministra Pajín en defensa de los genéricos?

Cuando Farjas presenta el catálogo, nosotros presentamos una propuesta de principios activos y ella la rechazó. Lo que hace Farjas es recortar 427 medicamentos y no aceptar el elemento del principio activo. Y cuando salen las cifras de ahorro, se ve que es el mismo entre las comunidades que tienen catálogo que entre las que no lo tienen. Yo lo que reconozco es una absoluta impermeabilidad para llegar a los medios de comunicación públicos, no tenemos opciones... Hay una estrategia de anular la opinión de la oposición.

Galicia tiene un ejército contra el fuego y gasta 120 millones de euros al año en la extinción. ¿Por qué las cosas no funcionan?

Hay elementos en el mundo rural gallego que evidencian un fracaso de país. Los incendios no se apagan con mangueras, se apagan cuando llueve y con planificación. Cuando planifiques arderá mucho menos. El fracaso de país radica en renunciar a una ley de Montes donde la tierra tiene que tener un aprovechamiento.

Lo de las eléctricas en los ríos gallegos es sangrante. ¿Cuándo se van a paralizar definitivamente las explotaciones? ¿Cuándo se van a proteger lugares como la Ribeira Sacra?

Si de una cosa me siento orgulloso es de que fui el conselleiro que paralizó todas las explotaciones eléctricas de Galicia, unas 69, con un lío. Lo primero que hice fue decir: 'no hay más embalses en Galicia'. Como consejero, le dije a Madrid que en Galicia no cabía un solo embalse más. Ni uno. Y donde el Partido Socialista tome decisiones no va a haber un embalse más. Nadie habla de él, pero yo impuse un canón eléctrico. Por primera vez, desde la época de Franco, pagan 18 millones de euros a Galicia.

El PSdeG perdió en las municipales tres ciudades, una diputación y, aproximadamente, un 10% de concejales en toda Galicia -de 1.116 a 990-. Sin embargo, usted defendió que estos datos eran los mejores del PSOE en toda España y que el socialismo gallego quedaba fortalecido. ¿Cree que resistirán la prueba electoral del 20N?

Ahí hay un error de expresión. Lo que quería decir es: 'estamos fuertes porque aguantamos mejor', no que quedamos mejor. El Partido Socialista demuestra una mayor fortaleza y pongo ejemplos: en Andalucía no queda nada; en Extremadura la ciudad más grande gobernada por el PSOE tiene 18.000 habitantes; en Castilla-La Mancha queda una ciudad... Y en Galicia quedan muchas cosas. A eso me refería.

Explicado eso, ¿qué va a pasar ahora?

No lo sé, porque se nos están moviendo muchas cosas y porque los ciudadanos ya computan valores que no son los clásicos. Una parte de nuestro electorado no va a entender una reforma constitucional que es obligada, clave, necesaria, y que pacta el 90% de la Cámara. Cuando todo el mundo habla de democracias participativas, es difícil reformar la Carta Magna y no dar participación. Pero hay que explicar la otra parte: que septiembre puede ser el 'septiembre negro' si no somos capaces de mandarle un mensaje a los mercados. Por eso, ¿qué nos va a pasar? El Partido Socialista, como todos los partidos socialdemócratas en Europa, está viviendo momentos muy difíciles, pero tenemos que ser capaces de desdramatizarlo y de dar alternativas socialdemócratas a media España que está esperando por nosotros.

¿Los alcaldes socialistas de Ourense, Lugo, Vigo amortiguarán el ‘huracán popular’?

No cabe duda de que el ciudadano sabe muy bien lo que vota. Pero a veces se enfada. Y en estas municipales, más allá de votar a alcaldes se votaban unas primarias. Porque no puede ser que, de repente, todos los alcaldes del PSOE sean malos y todos los del PP buenos. Pero los ciudadanos tienen una gran madurez democrática y saben votar muy bien, así que influirá, pero no será definitivo.

¿Por qué la excepción con Carmela Silva en su política de 'un home, un cargo'?

No puede haber ninguna excepción. Ni la hubo ni la va a haber. Yo cuando aplico una consigna de la Ejecutiva gallega entiendo que tengo un ámbito, que es Galicia. No puedo influir en el Senado ni en el Congreso, pero sí puedo influir ahora. Y te puedo decir que no va a haber ni una sola compañera ni un solo compañero que compatibilice esos dos cargos. Es una decisión que tenemos ahí y que yo creo que la tienen asumida todos. Y que la van a cumplir.

¿Fue lo que propició quizá el abandono de Leiceaga tras las elecciones?

Los compañeros y compañeras sabían cuando se presentaban que en un sitio o en otro. En un momento con cinco millones de parados, tenemos que dedicarnos 'full time' a nuestro puesto. Es muy difícil explicar que uno pueda estar en Madrid y en Galicia al mismo tiempo... No puede ser. Y no podemos engañar a la gente. Si dices que vas al Congreso, vas al Congreso. Si dices que vas al Senado, vas al Senado, Y allí tienes que trabajar 16 horas diarias con mucha responsabilidad. Yo sé que esto movió sensibilidades, pero creo firmemente en eso y hago de eso mi bandera. Por cierto, mi bandera refrendada con el 100% de mi organización.

Se habla mucho de su temperamento. ¿Se arrepiente de esta 'habilidad dialéctica' con ciertas expresiones, como 'Feijóo y el narcotráfico ahí, ahí'? Este tipo de cosas, ¿las piensa mucho? ¿Son producto de la vehemencia?

Hombre, la vehemencia tiene sus virtudes y sus defectos. De todas maneras, te hablo desde un país, que se llama Galicia, donde cesan al director de un periódico por publicar una foto de Rajoy en el barco de un narcotraficante. Curiosamente no dimite el político. Yo sé bien lo que digo. Y entendiendo que no hay que entrar ahí porque eso distrae otras atenciones, pero si de mí dice alguien eso lo llevo al juzgado. A mí no me llevó al juzgado nadie.

Con el BNG no queda otra que entenderse. ¿Se sienten cómodos gobernando con quienes critican la gestión de Zapatero o con los que si sitúan en frente de la reforma de la Constitución?

Nosotros somos un partido del 45%, de mayorías amplias. El nacionalismo se mueve habitualmente entre un 15 y un 18%... Son culturas distintas. Aunque el nacionalismo de izquierdas tenga a veces cosas difíciles de entender, estamos más cómodos con ellos que gobernando con la derecha. Y, de hecho, es lo que clásicamente funciona. PNV y Convergencia son partidos democratacristianos, pero el Bloque Nacionalista es un partido claramente de izquierdas. Eso nos lleva a tener elementos en común pero no a ser la misma cosa. Y ahí está luego la convivencia cotidiana.

¿Recuerda el bipartito con nostalgia?

Creo que el gobierno de coalición, al que nunca llamé bipartito, fue una de las épocas doradas de Galicia. Una época en la que ya con una crisis en el cogote fuimos capaces de hacer cosas que hoy, sencillamente, son impensables. Por eso, me siento tremendamente orgulloso. Evidentemente algo hicimos mal cuando perdimos, pero la vida es como es. Y yo me siento muy orgulloso.

¿Si volvieran a formar gobierno en el futuro convencerían al BNG de que tiene que haber un único presidente y un único logo?

Hay una cosa que los ciudadanos tienen muy claro: cuando hay elecciones hay un alcalde, no dos; cuando hay elecciones a la Xunta hay un presidente, no dos; y cuando hay un gobierno hay un gobierno, no dos. En mis responsabilidades, eso, que fui alcalde, diputado, conselleiro, está clarísimo. El día que la izquierda gobierne de nuevo, tiene que haber un presidente. Pero cuidado, yo creo que ya había un presidente, Emilio Pérez Touriño.

¿Han interiorizado el mensaje de que a los gallegos les gusta ver un presidente cercano visitando Monforte, Trives, O Bolo, A Cañiza ... Y no sólo rodeado de profesores universitarios y pronunciando grandes discursos?

Bueno, hablas con una persona que viene de ser alcalde durante 11 años. Y que sabe que lo cotidiano es lo importante. La política de proximidad, proactiva, computa mucho. Por cierto, computó siempre. Hay gente que tiene más facilidad para hacerlo y no todos son igual de sociables. De todas formas, si vas a ser piloto de aviación no puedes tener vértigo. Y en política nos pasa un poco igual.

En su refugio de Carballiño también tiene algun problema: su casa vigilada por inspectores de la Xunta. Y tampoco se le vio tomando el pulpo en agosto...

(Sonríe) La casa no tiene ningún problema salvo cuando hay elecciones, que la derecha manipula claramente. Tiene 140 años y, por cierto, ahora me mandaron un papel diciendo que no tiene ningún problema. Increíble la Xunta. Pero bueno, yo sé que es una herramienta que va muy en clave política. Y yo, que soy muy de Carballiño y de pulpo, tenía este año aquí al presidente de Andalucía, que me pidió expresamente que lo acompañara. Pero siempre que pueda estaré en la Fiesta del Pulpo.

¿Qué tienen los caballos de especial?

Es una afición, una pasión. Es un animal que devuele exactamente lo que le das, cariño, compañía. Llevo 32 años con eso y tengo dos yeguas que me encantan.

32641281A

Artigos relacionados

Deixar a resposta

Pechar